Título Cuarto


RÉGIMEN DISCIPLINARIO.

Articulo Vigésimo Segundo

Instrucción de expedientes.

No se podrá interponer sanción alguna a ningún afiliado sin previa instrucción de expediente, que deberá acordarse por la Junta Directiva, especificando los motivos de su decisión.

Será instructor de cada expediente el Vicepresidente - Tesorero de la Asociación o el miembro de la Junta Directiva que se designe por éste órgano.

El expediente se iniciará con el oportuno escrito de cargos, del que se dará traslado al expedientado, invitándole para que formule los pliegos de descargos, alegaciones y proposición de pruebas, pudiendo el Instructor acordar todo lo concerniente a su admisión y práctica, así como la verificación de cualesquiera diligencias probatorias que estime adecuadas para mejor proveer en cualquier momento del procedimiento, incluso con suspensión del trámite. A la vista de todo lo actuado el Instructor formulará propuesta de resolución al Pleno de la Junta Directiva, que resolverá en definitiva.

Tanto la propuesta del Instructor como la decisión final de la Junta Directiva se notificarán al expedientado, que podrá recurrir en alzada ante la Asamblea General, en el término de quince días, contados desde la fecha de la notificación. Formalizado el recurso quedará en suspenso el acuerdo, que no será ejecutivo hasta que se pronuncie sobre el mismo la Asamblea General, continuando mientras tanto el expedientado en el pleno uso de los derechos que como afiliado le corresponden.

Articulo Vigesimo Tercero

Sanciones.

Las sanciones que podrán imponerse a los miembros de la Asociación, serán las siguientes.

a) Amonestación privada o pública

b) Inhabilitación para el ejercicio de cargos directivos por un periodo no superior a dos años.

c) Multas hasta un límite máximo de 300 euros.

d) Baja por expulsión.

De las sanciones que se impongan, cuando adquieran firmeza, se dejará constancia en el expediente personal de cada afiliado. La Junta Directiva apreciará con libertad de criterio el grado de gravedad de los hechos objeto de expediente. En todo caso se reservan a la Asociación los derechos que le correspondan para el ejercicio de acciones en reclamación de daños y perjuicios contra cualesquiera personas, afiliadas o no y Entidades Públicas y Privadas.