Título Quinto


RÉGIMEN ECONÓMICO.

Articulo Vigesimo Cuarto

La Asociación tendrá plena autonomía para la administración de sus propios recursos.

Articulo Vigesimo Quinto

El funcionamiento económico de la Asociación se regulará en régimen de presupuesto. El presupuesto ordinario será la expresión cifrada de las obligaciones contraídas durante un año en relación con los servicios a mantener por la Asociación, así como el cálculo de los recursos y medios de que disponga para cubrir aquellas atenciones. La Asamblea General aprobará el presupuesto ordinario para el año siguiente y la liquidación de las cuentas del año anterior.

Para la realización de obras y servicios no previstos en el presupuesto ordinario podrán formalizarse presupuestos extraordinarios.

Los gastos de desplazamiento, estancia y manutención de los miembros de la Junta Directiva, de los asociados Adscritos y de los Delegados Sindicales devengados y los de igual naturaleza de éstos o de cualquier asociado devengados en las misiones específicas que les encomendase aquélla, se incluirán en el presupuesto anual.

Artículo Vigesimo Sexto

La gestión económico-administrativa de la Asociación corresponde a la Junta Directiva y la tramitación de los asuntos que se deriven de aquella la realizarán los servicios técnico-administrativos competentes, atendiéndose a las decisiones y acuerdos que por dicha Junta se adopten.

Articulo Vigesimo Séptimo

El patrimonio de la Asociación estará integrado por:

a) Los bienes y derechos que posea en el momento de su constitución.

b) Las donaciones, legados y cualquier otro derecho adquirido a título lucrativo.

c) Las acciones y títulos representativos de capital de empresas públicas o privadas y las obligaciones o títulos análogos de los que la Asociación llegue a ser titular.

d) Los derechos reales de los que la Asociación llegue a ser titular, así como aquellos de cualquier naturaleza que se deriven del dominio que, respectivamente, ejerza sobre sus bienes patrimoniales.

La titularidad del patrimonio inmueble que pueda llegar a poseer, quedará debidamente reflejada en el Registro de la Propiedad.

El inventario de los bienes y derechos propiedad de la Asociación será actualizado al menos anualmente con carácter ordinario, siendo aprobado por la Junta Directiva que dará conocimiento a la Asamblea General en la primera reunión que celebre.

Artículo Vigesimo Octavo

La Asociación dispondrá de los siguientes recursos económicos:

a) Las cantidades recaudadas en concepto de cuotas.

b) Los productos y rentas de los bienes que llegue a poseer, los intereses de sus cuentas y los demás productos financieros.

c) Las donaciones, subvenciones y aportaciones que reciba.

d) Cualquier otro recurso obtenido de conformidad con las disposiciones legales y los preceptos reglamentarios.

Artículo Vigesimo Noveno

Los asociados tienen la obligación de contribuir al sostenimiento de la Asociación, satisfaciendo las cuotas establecidas a propuesta de la Junta Directiva o por iniciativa de la Asamblea General, recayendo el acuerdo definitivo en ésta última.

Para el establecimiento y modificación de cuotas se exigirá el acuerdo favorable de la Asamblea General.

Articulo Trigésimo

La modificación de los Estatutos de la Asociación podrá ser propuesta a la Asamblea General, único órgano facultado para aprobarla, por la Junta Directiva o por un número de miembros de la Asamblea General superior al treinta por ciento de la misma.

En éste último caso, la propuesta de modificación se someterá a la Junta Directiva con dos meses de antelación a la sesión de la Asamblea General.

En todos los casos, la Asamblea General debe ser convocada a tal fin con quince días de anticipación y la convocatoria deberá contener el texto de la modificación propuesta.

La Asamblea General podrá acordar la aprobación de una propuesta de modificación de los Estatutos, con el voto favorable de un mínimo superior a los dos tercios del total de asociados, en primera convocatoria, o de las tres cuartas partes de los asistentes en segunda convocatoria, que a éste efecto se celebrará transcurrido un mínimo de diez días.

Artículo Trigésimo Primero

La disolución voluntaria de la Asociación solo podrá ser acordada por la Asamblea General convocada reglamentariamente a éste efecto.

La propuesta de disolución podrá formularse por la Junta Directiva o el setenta y cinco por ciento de miembros de la Asociación. En éste último caso, la Junta Directiva someterá la petición a la Asamblea General en un plazo máximo de dos meses. En todo caso, ésta debe ser convocada con quince días de antelación y la convocatoria deberá contener el texto de la propuesta de disolución.

Para poder tratar la disolución de la Asociación, la Asamblea General deberá contar con la asistencia mínima de las tres cuartas partes de los votos. Si éste quórum no se obtiene, pasados quince días se procederá a una segunda convocatoria y en éste, la Asamblea General podrá decidir sobre la disolución, por mayoría de las tres cuartas partes de los votos emitidos en la sesión, cualquiera que sea el numero de asistentes a la misma.

En caso de disolución, voluntaria o impuesta por la Ley de la Asociación, la Asamblea General nombrará por mayoría simple, una comisión liquidatória compuesta por no menos de tres miembros, determinando sus poderes y el destino a dar al eventual saldo de liquidación que, en lo posible, deberá tener un destino afín a las actividades de la Asociación.